Es probable que te haya pasado alguna vez: tienes una imagen, ya sea ilustración o foto y es demasiado pequeña para lo que quieres hacer con ella. Cuando la resolución de una imagen es muy baja, es bastante difícil escalarla sin que pierda calidad y se vea terrible. Si lo has intentado es seguro que tu imagen terminará llena de artefactos o viéndose completamente pixelada. Básicamente hacerla más grande la arruina.

via Cómo reescalar una imagen al doble de su tamaño.